¿Proyecto Perdido o Perdido en el Proyecto?

¿Alguna vez has estado perdido? manejando a la deriva sin saber donde vas o que te dejen en una ciudad donde no conoces nada  ni siquiera el idioma de la gente donde estas? Piensa solo un momento en las sensaciones que tuviste en un momento donde estabas perdido y la manera en que te afectó la toma de decisiones.

Para empezar podría definir un “proyecto perdido” como una iniciativa que ha perdido completamente la dirección estratégica o se ha quedado varado en un ciclo vicioso que no lo deja completar sus objetivos. Creo que muchos de nosotros hemos estado involucrado en proyectos con esta definición. ¿Pero hemos estado, o algún miembro de nuestro equipo ha estado perdido?

Ya que me gusta el montañismo y los deportes de aventuras, voy a comparar ciertos comportamientos que afectan la capacidad de raciocinio en situaciones de stress cuando estamos perdidos.

En el 2009 conocí por internet a un grupo de montañistas de Caracas que iban a una montaña entre Lara y Yaracuy, el Pico Cendé. Entre fotos y descansos, el clima se puso bastante feo, se nos hizo de noche y perdimos el camino hacia donde íbamos a armar el campamento, así que la primera sensación creo que la podemos llamar “Confusión” la cual comienza como una desorientación espacial. En ese momento ni con un mapa pudiese podido ubicar donde estábamos, solo podría decir las coordenadas del GPS, pero era un número, no estaba ubicado en lo absoluto. En este caso, uno empieza a razonar incorrectamente (ya va, esa pierda no la pasamos ya? eso que se ve al fondo es una luz?). Llevándolo a los proyectos, suele suceder que alguno de los miembros del equipo de proyecto esté completamente confundido sobre su rol en el mismo y no sepa responder a las preguntas que el Gerente de Proyecto le haga sobre sus responsabilidades en el mismo.

Luego de la confusión pues viene el “miedo”. Miedo a perderse y que no haya señal de celular, miedo a que se nos agoten las baterías de las linternas, miedo a que nos de hipotermia, miedo a no tener donde acampar, miedo a caerse por no ver bien el camino, en fin son muchas las cosas que pasan por la mente en ese momento. En el caso de un proyecto pasa lo mismo, después de la confusión está el miedo a que se esté aislado del resto del equipo, miedo a no tener control de la situación, miedo a que otro miembro del equipo le quite el puesto, hasta miedo de perder el trabajo.

Por suerte encontramos el camino de nuevo y pudimos acampar, pero de no haber sido así luego del miedo, hubiésemos entrado en Pánico, en el cual se pierde por completo el raciocinio, las asunciones crecen pero la evaluación de riesgos disminuye, ¿se lo imaginan, no? lo cual acarreará una toma de decisiones bastante confusa.

Luego pasaríamos a una etapa de frustración, ira, depresión, hasta finalmente darnos por vencido.

Es importante saber identificar este tipo de comportamientos en los miembros de nuestro equipo, y hasta en nosotros mismo, y recordar que si queremos sobrevivir, debemos tomar una actitud de supervivencia y buscar el factor de motivación que nos haga salir de esta situación, sin importar lo perdido que esté el proyecto. Ahora, si es el Project Manager el que está perdido, y no se logra corregir a tiempo, lo más seguro que su trabajo termine en un proyecto perdido.

 

“La montaña te deja los muertos ahí para que tú estés consciente del riesgo que representa”
José Antonio Delgado (1965-2006) – Proyecto Cumbre

Saludos,
Leandro Pacheco

leandrojpachec
Share
This

3 Comments

  1. Asdrúbal Pérez

    Muy buenas reflexiones. Algunas me sonaron familiares, pues sentí algo semejante cuando me “zumbaron” una cartera de proyectos que estaban mal definidos, sin lideres, sin dinero, etc. Afortunadamente, si te serenas, uno encuentra el camino. No pude evitar pensar en solucionar algunos de tus comentarios (desorientación, miedo y pánico) con parte de las “funciones básicas” que debemos cumplir en nuestras organizaciones. Específicamente para vencer esas 3, recomiendo:
    1) Conocer tus funciones (para evitar la desorientación)
    2) Conocer a tu cliente (para evitar el miedo a lo desconocido)
    3) Proponer mejoras (en lugar de entrar en pánico).

    De todos modos, para el que quiera revisar les dejo el link de mi blog, donde trato esto en mayor profundidad.

    Te felicito por tus excelentes aportes
    Saludos

    Asdrúbal
    Gerencia Esencial: Lectura 8 – Cumple con tus Funciones

  2. leandrojpachec

    Gracias por compartir el link y por tus comentarios Asdrúbal

Post a comment