¿Agente de cambio? … Busca entender primero, para luego ser entendido (día 1/7)

Los hombres se meten en los rápidos pero no saben dónde van ni lo que quieren. Entonces se agitan y dan vueltas. El principito, Antoine de Saint-Exupéry

En mi corta experiencia llevando proyectos me he encontrado en situaciones comunes en las cuales antes de cualquier diagnóstico, radiografía o familiaridad con el equipo o la organización, se propone una solución. ¿Les ha pasado también?
Una de las estratégicas mas poderosas para influenciar a alguien que puede haber es acercarse y preguntar sus intereses, necesidades y miedos. Interesarse de forma genuina en ellos y saber cuales son sus agonías. El mínimo gesto de cortesía al estar interesado en el otro y estar plenamente presente en la conversación, rompe más barreras que cualquier otra estrategia o teoría que puedan imaginar. Escuchar a los otros primero, básicamente nos da el derecho a ser escuchados.
 
Nunca se debe empezar la conversación con tu solución. En vez de esto, hay que enfocarse en la necesidad del cambio, quizás las otras personas proponen una mejor forma de lograr los objetivos que lo que se tenía en mente al principio. De hecho, esta persona posiblemente conoce más de la organización y las necesidades que nosotros mismos.

En este punto podrías estar pensando: Ok esto es obvio, pero realmente se hace en la vida real o no? Pues no todo el tiempo se hace y la mayoría de las veces no se hace por alguna de estas razones:

  • El sentido general de urgencia al cambio, traducido en “estoy muy ocupado”. Generalmente no tenemos paciencia para invitar a otras personas a opinar por no caer en sermones de la percepción de la situación de estas otras personas
  • También pudiese haber un poco de orgullo. ¿Podemos sentarnos a escuchar a las personas quejarse de lo que está pasando, o mi actitud no me lo permite?
  • El deseo de ejercer el control y poder. Ya que sabemos cuales son los pasos necesarios que se deben seguir para adoptar la solución.
  • Muchas otras razones que puedan derivar de la consciencia e inconsciencia que nos han puesto en la implementación del cambio.

Estoy seguro que hay muchísimos enfoques para lidiar con esto, sin embargo yo lo resumiría en Inteligencia Social, y les dejo un extracto del libro con este título de Daniel Goleman.

Nuestro cerebro está programado para conectar con los demás: y es que cada vez que dos o más personas se encuentran o se comunican, en sus cerebros se inicia una suerte de danza emocional.

Ciertas regiones se activan, se segregan ciertas hormonas y ciertas conexiones neuronales se disparan. En su conjunto, este sutil “tango de sentimientos” será más o menos armónico según el tipo de conexión existente entre las personas en cuestión. 

Con la Inteligencia Social que todo líder de cambio debe tener, la empatía como poderosa cualidad de poder “leer” a la otras personas (y poder entender sus motivos) y poniendo las situaciones en perspectiva, creo que es la fórmula ideal para influenciar a alguien y lograr que nos compren las ideas y propuestas, reduciendo la posición de poder en la que se pudiera estar y enganchando con la humildad sin perder el enfoque en el pensamiento racional y los objetivos.

leandrojpachec
Share
This

Post a comment